Pantalla Grande

Una vida no tan simple

La cara B de la vida



Director: Félix Viscarret

Guion: Félix Viscarret

Fotografía: Óscar Durán (Color) 

Música: Mikel Salas

Montaje: Victoria Lammers

Productores: Adolfo Blanco, Iker Ganuza

Productores ejectutivos: Iker Ganuza, Manuel Monzón, Paz Recolons, Helena Taberna

Intérpretes: Miki Esparbé, Álex García, Ana Polvorosa, Olaya Caldera, Julián Villagrán, Ramón Barea, Izel Prieto, Einar Palacios, Tasio Mariño, Xabi Valcárcel, June Velayos, Maialen Vega


Idioma (VOSE): Español

Duración: 107'

SESIÓN 14.02.24

¿Se acuerda de cómo pensaba que sería su vida a los 20 años? ¿Ha olvidado sus sueños de entonces? ¿Vive la vida que realmente quiere? ¿Se siente atrapado en la rutina y la cotidianidad del trabajo, el cuidado de los hijos y la familia? Son preguntas que bien pueden figurar en un test de revista sobre la crisis de los cuarenta y las que seguramente se hizo un buen día el director Félix Viscarret, interesante cineasta del que el Cineclub ya tuvo el gusto de proyectar su (prometedor) primer largometraje, Bajo las estrellas, en la temporada 2007-2008. Su último trabajo cinematográfico, Una vida no tan simple, es una película «con un elemento semiautobiográfico o, desde luego, personal que surge de cuando tienes hijos de dos o tres años y estás con ellos en un parque y tienes dudas porque preferirías estar escribiendo un guión y, sin embargo, cuando estás frente al ordenador escribiendo te entran dudas y piensas que esto ya se ha escrito millones de veces y que te estás perdiendo la infancia de tus hijos. Entonces te planteas qué hago con mi vida», comenta Félix Viscarret, que dirige y escribe el guión de esta deliciosa comedia-drama. 

Así pues, Isaías (un simpático y efectivo Miki Esparbé), un arquitecto de 40 años que se siente estancado en su profesión, se convierte en el alter ego del cineasta. «¿Tú te has dado cuenta de que han pasado siete años desde nuestro proyecto más importante?», espeta Isaías a Nico (un soberbio Álex García), su socio y mejor amigo. «Me siento mal como arquitecto, me siento mal como padre. Esté donde esté no estoy en el lugar apropiado», considera. Con su mujer, Ainhoa, tampoco está viviendo su mejor momento, sobre todo por lo agotador que resulta la conciliación de la vida laboral y familiar. Un día conoce a Sonia, la madre de un niño del colegio, y comprobará finalmente que entrar en la vida adulta no es tan simple.

«Me pareció que ahí había una película sobre cómo los seres humanos nos resistimos al cambio. Parece que siempre nos cuesta y, mira, lo único que es constante en nuestras vida es el cambio», certifica el director. «Vi que toda la historia en la que pasas de una fase anterior a una fase nueva conlleva una parte de ajuste, de pérdida de lo anterior, pero también puede haber una parte de aprendizaje. Y a lo mejor esa fase de aprendizaje pasa por reírnos un poco de nosotros mismos, de nuestras miserias, de nuestras neuras», añade el realizador. 

Para Viscarret esta transición hacia esa nueva etapa de la vida en la que se lidia entre la vida familiar «y ese monstruo que nos chupa todo lo que podemos darle que es nuestra vida profesional» tiene mucho de nostalgia y melancolía pero, sobre todo, de comedia, aunque con algunas similitudes, diametralmente opuesta a las películas en las que el también director y guionista Santiago Segura ha venido tratando también el mismo tema en filmes tan taquilleros como Padre no hay más que uno y su respectiva secuela o la más reciente Vacaciones de verano.

En el caso de Una vida no tan simple, Viscarret consigue moverse con soltura, sutileza y buenas dosis de elegancia entre la comedia y el drama. Aunque el contrapunto más hilarante lo marca decididamente el personaje de Rascafía (Julián Vilagrán), básicamente, como define el propio director, «un cantamañanas… En todas las profesiones tenemos ese cantamañanas que dedica más energía a venderse a sí mismo que a hacer las cosas bien», argumenta Viscarret. 

Su innegable buen pulso narrativo se alía acertadamente también en este filme con elementos menos prosaicos como esos destellos mágicos (esas patinadoras nocturnas que son como las hadas acompañantes de ese eterno Peter Pan que no quiere crecer, esos cantos de sirena que tratan de atraer al protagonista hacia una vida más simple) que aportan un bonito contrapunto poético al filme. «Creo que la vida tiene un poco esas dos caras. Tiene cotidianidad y tiene magia, tiene la batalla del día a día y tiene el misterio de qué son exactamente nuestras vidas», apostilla el cineasta, que estrenó este filme en el Festival de Málaga sólo unos meses después de la ‘premier’ de su anterior (también celebrado) filme, No mires a los ojos.

Son, en realidad, dos trabajos muy diferentes que prueban una vez más la valía y versatilidad de este realizador todoterreno. 

A su buen hacer al frente de la dirección se une en esta comedia el excelente trabajo de su elenco actoral que exhibe, además, una gran química en conjunto (algo nada fácil en un filme, por cierto). Destaca especialmente el ya citado trabajo de Miki Esparbé con una mezcla de fragilidad, inmadurez, desorientación, paranoia tecnológica y consternación ante las pruebas de la vida diaria y ante los temidos cuarenta. Le secundan de forma excelente Álex García y Olaya Caldera con réplicas divertidas en unos casos y contundentemente demoledoras en otros en esa constante “una de cal y otra de arena” que es esta tragicomedia sobre la paternidad moderna.

Una vida no tan simple es un título que se asienta en un eficaz y bien hilado guión en el que es muy fácil sentirse identificado porque son situaciones que prácticamente todo el mundo ha vivido alguna vez. Es también en apariencia una película sencilla (aunque no hay nada más complicado que la sencillez), sin pretensiones y un filme que se sigue con una sonrisa permanente en los labios pero que disfrutarán más las personas que están viviendo o han superado ya esa etapa de la vida o como dice uno de los personajes del filme, los que están «en la cara B de la cinta». 

PROXIMAMENTE
Ciclo Buster Keaton
The electric house

SESIÓN 16.04.24

PROXIMAMENTE
Ciclo Buster Keaton
El Héroe del río

SESIÓN 16.04.24

PROXIMAMENTE
Ciclo Buster Keaton
Daydreams

SESIÓN 16.04.24

PROXIMAMENTE
Pantalla Grande
El acontecimiento

SESIÓN 17.04.24

© Cineclub Uned 1994-2024

info/a/cineclubuned.es - 975 224 411