Pantalla Grande

Siempre contigo

The kid



Director: Nir Bergman

Productora:  Coproducción Israel-Italia; Spiro Films, Rosamont

Productores: Eitan Mansuri,  Jonathan Doweck, Marica Stocchi

Guion:    Dana Idisis

Fotografía: Shai Goldman

Música:  Matteo Curallo

Montaje: Ayala Bengad

Intérpretes: Shai Avivi, Noam Imber, Smadi Wolfman, Efrat Ben-Zur, Amir Feldman, Sharon Zelikovsky, Natalia Faust, Uri Klauzner, Avraham Shalom Levi, Omri Levi, Avi Madar, Rony Gammer


Idioma (VOSE): Hebreo

Duración: 94'

SESIÓN A 11.05.22

Sesión B 18.05.22

El autismo o trastorno del espectro autista (TEA) es una afección que viene siendo utilizada en los últimos años en el cine como un buen punto de partida para realizar, si no siempre una buena película, por lo menos una película comercial. Hay consenso entre los especialistas para incluir dentro de este trastorno tanto a los casos menos severos como el Asperger, como a los casos más graves como el más profundo de los autismos (entendido esto como una pérdida de una autonomía mínima para la vida ordinaria del que la padece). No obstante, en la mente de la mayoría de la gente se relaciona este síndrome en los últimos años con personas poseedoras de aptitudes asombrosas, genios de las matemáticas, de la física o capaces de desarrollar una memoria fotográfica propia de atracción de circo. A Hollywood, la mayor parte de las veces, no le interesan las vidas de las personas con un deterioro cognitivo profundo; hay excepciones, claro, pero la sombra de Rain man es increíblemente alargada. Es difícil que la gente recuerde alguna película sobre este tema rodada con anterioridad a la dirigida por Barry Levinson, a pesar de que existen. Sin ir más lejos, Mater amatisima es un meritorio título español de José Antonio Salgot (1980), aunque con mas dosis de amargura que de glamour.

Siempre contigo es una película diferente, a su manera. Por supuesto que el autismo tiene un peso muy importante, pero es algo más. Es la historia de Aharon (Shai Avivi) un padre que renuncia a todo por estar con su hijo Uri (Noam Imber). Frente al tópico de que las madres son las que más se sacrifican por la felicidad de sus hijos, tópico indudablemente cierto en la mayoría de las ocasiones, en esta historia la custodia la tiene el padre. Ella (Smadi Wolfman) no es una mala madre, a su manera quiere a su hijo, pero entiende que el mejor sitio para él es una institución especializada.

Aharon vive por y para Uri. Le comprende, le cuida y no se imagina su vida sin dedicarla a cuidar a su hijo. Renunció a una prometedora carrera de ilustrador gráfico en Nueva York para volver a Israel a su lado. Su exmujer y madre de Uri no entiende esa sobreprotección, cree que no es buena para Uri. Por este motivo ha acudido a los servicios sociales. Aunque esto suponga un conflicto de custodia, exige que se le busque un centro adecuado. Aharon termina claudicando y acepta viajar en tren con él hasta ese maravilloso centro educativo para personas con diferentes capacidades. Uri descubre sus intenciones y se niega a ello, poniendo en evidencia a su padre en público al utilizar todos los recursos de rebeldía de los que puede hacer uso un autista. A partir de este momento dará comienzo un nuevo acto de nuestra historia. Siempre contigo se convertirá en una road movie, que nos permitirá conocer mejor a los personajes y sus circunstancias. Algunos de ustedes me dirán que esa transformación en película de carretera no es nueva en el tratamiento de este tipo de personajes, vuelve a manifestarse la sombra de Rain man. Sí, pero con notables diferencias argumentales. En el film norteamericano viajan dos personas que apenas se conocen, y esa travesía por todo el país les hará entenderse y quererse. En nuestra película ese viaje que nace como una huida hacia adelante le ayudará a Aharon a reencontrarse con su pasado y a empezar a resignarse con su futuro.

En la travesía no irán del todo solos, los acompaña como leitmotiv la entrañable y setentera canción de Hugo Tozzi, Gloria, y la cinta El Chico, de Charles Chaplin. Uri lleva consigo una tablet en la que tiene descargada dicha película. La ve una y otra vez, como un eterno bucle, algo muy habitual en los niños pequeños y en los autistas. El director, Nir Bergman utiliza este recurso a modo de reflejo especular entrañable en el que se miran Aharon y Uri; las dos parejas que se confrontan tienen que esconderse de la policía y de la madre que reclama el ejercicio de su derecho. Mientras Uri y el Chico viven ajenos a una cruel realidad, Aharon y Charlot les protegen de todo y al mismo tiempo les necesitan, ya que si no son padres no son nada.

Nir Bergman es un auténtico todoterreno del mundo audiovisual. Fue el cocreador de la serie israelí En terapia, exitoso producto que le sirvió para vender sus derechos a distintos países, habiendo llegado a nosotros la versión norteamericana. Bergman se abrió camino con un cortometraje ampliamente premiado: Hipocampo. Sus largometrajes han tenido un paso más discreto por nuestras pantallas, sin que esto implique una menor calidad. Necesitaba una obra como Siempre contigo para darse a conocer. El guion es de Dana Idisis, guionista con amplia experiencia en series televisivas de Israel. A Bergman le gustó la historia, aunque la modificó con algunos provocadores cambios. En el guion original es la madre la que huye con su hijo, pero este planteamiento era un terreno demasiado trillado, hacía falta una reivindicación de la figura paterna en unos tiempos en que parece que todo lo malo que le ha ocurrido a la humanidad es por culpa del heteropatriarcado.

Evidentemente esta película no sería la mitad de buena sino contase con la interpretación de Shai Avivi y Noam Imber. La complicidad de los personajes es una muestra evidente de la total compenetración de los estos actores. Imber consigue dar credibilidad al joven Uri, demuestra un profundo conocimiento de esta afección evitando convertirse en una caricatura sobreactuada, no en vano su padre había sido director de un centro para personas con discapacidades intelectuales, autistas incluidos. Shai Avivi es su contrapunto magistral; el Pater amatisimo que renuncia a todo por su hijo y no concibe vivir la vida alejado de él,  pero que al final también renunciará a sí mismo por el bien de Uri.

Se da la feliz casualidad de que en este año 2021 se cumple un siglo desde el estreno de la película de Chaplin, El chico. Siempre contigo tiene entidad suficiente para que ustedes despejen su agenda de compromisos para el miércoles por la tarde en el que corresponda la proyección en el Palacio de la Audiencia, pero si además les sirve de excusa para hacerse con esa joya de 1921 (en YouTube se puede ver totalmente gratis) les permitirá tratar de entender la fascinación que siente el joven Uri por ese pícaro vagabundo que puede que, a su manera, le recuerde a su padre.

Nir Bergman evita tomar partido entre la opción de renunciar a todo por cuidar a un hijo o dejar que las instituciones preparadas para ello se ocupen de esta tarea. No entra en analizar las causas del TEA, ni las razones por las que afecta más a los hombres que a las mujeres. Muchos dicen que las herramientas o aptitudes para las relaciones sociales están genéticamente más desarrolladas en ellas que en nosotros. Qué se le va a hacer… al fin y al cabo muchos especialistas en este síndrome dicen que el autismo es la manifestación más extrema de ser hombre.

PROXIMAMENTE
Pantalla Grande
El agente Topo

SESIÓN A 28.10.21

Sesión B 02.11.21

PROXIMAMENTE
Ciclo Luis García Berlanga
Esa pareja feliz

Sesión 02.11.21

PROXIMAMENTE
Ciclo Luis García Berlanga
Plácido

Sesión 08.11.21

© Cineclub Uned 1994-2021

info/a/cineclubuned.es - 975 224 411