MENU
Directora. Isabel Coixet
Intérpretes. Juliette Binoche, Rinko Kikuchi, Gabriel Byrne, Alberto Jo Lee.
118 minutos

Inglés e inuit (VOSE).



LA MUJER DEL EXPLORADOR

“Recuerdo frío. Recuerdo niebla. Recuerdo momentos de angustia cuando las dificultades crecían y el tiempo empeoraba y los perros de los trineos no obedecían ni a sus amos ni a nadie. Recuerdo momentos en que me preguntaba -después de catorce horas a la intemperie en medio de una ventisca gélida y a 8 grados bajo cero- por qué una tarde de hace más de cuatro años, cuando Andrés Santana me envió el guión de Nadie quiere la noche, me tiré de cabeza, absolutamente entusiasmada y sin pensar las enormes dificultades técnicas y logísticas que una aventura de estas características requiere. Lo cierto es que las pensé, pero la belleza del guion, su absoluta originalidad, su decidida apuesta a contracorriente de casi todo hicieron que abrazara el proyecto con una pasión y entrega totales.” (Isabel Coixet).

Nadie quiere la noche es la historia de una mujer de la alta sociedad americana, Josephine Peary, que en 1908 quiere reunirse con su marido, el explorador Robert Peary, y compartir con él el instante de gloria de descubrir el Polo Norte. Aunque todo el mundo y en especial Bram, un experimentado explorador, la previenen de los peligros que la acechan, Josephine Peary emprende la arriesgada aventura sin hacer caso a nadie, acompañada de Bram y dos esquimales. La película narra el viaje épico de esa mujer por el más inhóspito de los lugares del mundo, sus aventuras y su encuentro con una mujer inuit: Allaka, que va a cambiar sus rígidas ideas sobre el mundo y la vida para siempre.

Un espacio inmenso, el Ártico, con su mar de nieve inmaculada, blanca, pero con la posibilidad de alterarse en un instante. En ese ambiente, una figura minúscula: la de Josephine, una dama exquisita, que se nos presenta en el acto prepotente de cazar un oso blanco de enorme envergadura. Está allí porque desea ir en busca de su marido, que intenta alcanzar un hito en la historia de las exploraciones. Nada ni nadie la disuade del empeño. A pesar de la distancia, el hielo y un frío terrible, sigue con la obsesión del viaje. Y no es una mujer acostumbrada a sufrir semejantes inclemencias. Una imperturbable Josephine, soberbia, además de ambiaciosa, desprecia cualquier sabia advertencia. Perros, trineos, ella misma, algún compatriota y varios inuits comienzan a atravesar el mar de nieve hasta llegar al lugar en el que Peary debería de encontrarse. Pero el coronel no está. En su lugar aparece una familia lugareña que acaba de cazar una ballena y que, tras almacenar sus carnes, desaparece, salvo una de sus hijas, joven y extraña… (...)


AMPLIAR (Revista nº23)


Julián de la Llana del Río

También comentó:
La Novia - Techo y Comida - Nuestra herrmana pequeña - La juventud - Nadie quiere la noche - Mayo de 1940 - Los cuatro mosqueteros - Los años bárbaros - Doctor Zhivago - Bienvenido Mr. Heston.

© Cineclub UNED | 1994-2017