Miradas de Cine II

Nadie quiere la noche

La dama blanca



Directora: Isabel Coixet

Guión: Miguel Barros

Fotografía: Jean-Claude Larrieu

Música: Lucas Vidal

Montaje: Elena Ruiz

Diseño de Producción: Alain Bainée

Vestuario: Clara Bilbao

Maquillaje: Sylvie Imbert

Productores: Andres Santana y Jaume Roures

Dirección de Producción: Marta Miró y Andrés Santana

Productores Ejecutivos: Javier Méndez, Antonia Nava, Andrés Santana y David Varod

Intérpretes: Juliette Binoche, Rinko Kikuchi, Gabriel Byrne, Alberto Jo Lee, Matt Salinger, Ben Temple, Reed Brody, Clarence Smith, Valizar Binev, Ciro Miró


Idioma (VOSE): Inglés e inuit

Duración: 104'

Sesión 05.04.22

Año 1908. Josephine Peary (Juliette Binoche), una mujer norteamericana de la alta sociedad, llega a la isla de Ellesmere, al Norte de Canadá, para reunirse con su marido, el explorador ártico Robert Peary, quien se dispone a emprender su decisivo intento de alcanzar el Polo Norte. Pero, cuando ella llega, Peary ya ha partido hacia el Norte de Groenlandia. Aunque todas las personas sensatas le aconsejan quedarse en Ellesmere esperando, Josephine no escucha a nadie y se empeña en partir en busca de Peary, para compartir con él la gloria polar. Con grandes dificultades, el pequeño y precario grupo, comandado por el experimentado Bram (Gabriel Byrne) llega al campamento base de Peary. Pero el explorador tampoco está ya allí, ha seguido de camino al Polo Norte. Josephine, en contra de todos los consejos, decide quedarse a esperarle allí. Los supervivientes de la expedición, con el herido Frand (Ben Temple) regresan. Al final, sólo se queda con ella la joven inuit Allaka (Rinko Kikuchi), que vive en un iglú junto a la cabaña de Peary, y cuyo grupo también se ha ido… Cuando Josephine recupera la sensatez y decide impulsivamente volver hacia el Sur, ya es tarde. La larga noche se acerca, y las dos mujeres, Josephine y Allaka, tendrán que pasarla juntas, durante meses de frío extremo y total oscuridad…

La estructura de la película, que procede del guión de Miguel Barros, respetado escrupulosamente por la directora, es muy interesante y muy poco convencional, porque va de lo épico a lo íntimo, de la gran aventura de la exploración polar a la relación entre dos mujeres en un espacio cerrado. En la primera parte, tenemos trineos atravesando vastos paisajes helados, avalanchas, inmensos espacios abiertos. En medio, están las escenas en las cabañas del campamento de Peary, que fueron rodadas en estudio, con los fondos árticos añadidos mediante pantalla verde, lo que les otorga una extraña irrealidad. Y en la segunda mitad del film, Josephine y Allaka se quedan solas, el espacio se reduce al interior de la cabaña y el iglú, la larga noche cae sobre el Ártico, y nuestro campo visual se limita a un metro alrededor del fuego. De la inmensidad del principio (que, sin embargo, sabemos que sigue allí alrededor, como un espacio negro y casi infinito), pasamos a ver a dos mujeres solas en un par de metros cuadrados. Como explicó la directora, “quise que empezara como una epopeya y poco a poco se fuera convirtiendo en algo como Persona de Ingmar Bergman”. En consonancia, los grandes planos generales del principio ceden paso a una cámara muy cercana, pegada a las actrices, compartiendo la cabaña y el iglú con ellas.

Otro aspecto arriesgado es que la protagonista, Josephine Peary, resulta más bien odiosa y antipática en la primera mitad de la película: es soberbia, arrogante, obstinada, y no acepta consejos de gente más experta. Yo mismo le cogí una manía terrible la primera vez que ví la película. Su empeño en seguir hacia el Norte, con sus sombreritos y sus vestidos de alta costura, no tiene ninguna justificación racional, y pone en peligro su propia vida y las de los demás… ¿Cuál es su motivación? Coixet se pregunta, y hace que nos preguntemos, si le mueve el amor o la vanidad (“No sé, en ese afán de los exploradores por llegar adonde nadie ha llegado hay algo de obsesión por salir en la foto”). Josephine y Allaka parten de polos opuestos: “Por un lado, Josephine, que se cree muy lista, pero en el fondo es una burra, y por otro, Allaka, que es una indígena, pero posee una inteligencia y una nobleza de las que la otra carece” (Coixet). La relación entre las dos mujeres es el verdadero corazón del film, una relación en la que es Josephine la que hace un “viaje” interior, obligado por la necesidad de sobrevivir, en el que todas sus certezas y seguridades se van desmoronando (desde la confianza en la superioridad occidental hasta la fidelidad de su marido). Juliette Binoche dijo, de manera muy expresiva, que Josephine “empieza como un pavo real y acaba como un perro”. Pero precisamente en ese momento es cuando llega a convertirse en un ser humano, cuando es capaz de acercarse a la otra persona.

Una soberbia Juliette Binoche borda este difícil e ingrato personaje. Pero también nos deslumbra Rinko Kikuchi, en un papel tan diferente al de Mapa de los sonidos de Tokio. Con una atrevida caracterización (barbilla tatuada y dientes ennegrecidos), Kikuchi crea un personaje divertido y conmovedor, pegado a la tierra y con una lógica aplastante (citando a nuestro compañero Julián de la Llana, la actriz japonesa “produce una cercanía que embelesa”). Esta bella historia se ve arropada por un notable trabajo de los departamentos de fotografía, diseño de producción, vestuario, efectos visuales y música.

Como referencias de la película, la propia directora mencionó Nanuk el esquimal (Nanook of the North, 1922) de Robert Flaherty, subrayando que es un falso documental en el que todo está preparado, pero parece verdad, la misma verdad que ella buscaba, y, aunque ocurra en otro lugar, Dersu Uzala (1975) de Akira Kurosawa, señalando que Allaka es como Dersu Uzala, la pureza salvaje unida a la inteligencia y el conocimiento de su medio.

PROXIMAMENTE
Pantalla Grande
El agente Topo

SESIÓN A 28.10.21

Sesión B 02.11.21

PROXIMAMENTE
Ciclo Luis García Berlanga
Esa pareja feliz

Sesión 02.11.21

PROXIMAMENTE
Ciclo Luis García Berlanga
Plácido

Sesión 08.11.21

© Cineclub Uned 1994-2021

info/a/cineclubuned.es - 975 224 411