Miradas de Cine II

Mi otro yo

Ante el espejo



Directora: Isabel Coixet

Guión: Isabel Coixet

Sobre la Novela de Cathy MacPhail

Fotografía: Jean-Claude Larrieu

Música: Michael Price

Montaje: Elena Ruiz

Diseño de Producción: Marie Lanna

Dirección Artística: Pawlo Wintoniuk

Efectos Visuales: Curro Muñoz

Productores: Mariela Besuievsky, Nicole Carmen-Davis y Rebekah Gilbertson

Co-Productores: Marta Esteban, Gerardo Herrero y Eugenio Pérez

Productores Ejecutivos: Katherine Armfelt, Christian Eisenbeiss, Gerardo Herrero, Cathy MacPhail, Steve Milne y Keith Potter

Intérpretes: Sophie Turner, Jonathan Rhys Meyers, Claire Forlani, Gregg Sulkin, Ivana Baquero, Rhys Ifans, Geraldine Chaplin, Charlotte Vega, Leonor Watling, Zita Sattar, Melanie Walters


Idioma (VOSE): Inglés

Duración: 81'

Sesión 22.03.22

El mundo feliz de la adolescente Fay Delussey (Sophie Turner), su infancia perfecta, la vida armoniosa y despreocupada que disfrutaba con sus enamorados padres, Don (Rhys Ifans) y Ann (Claire Forlani), se quebró de repente el verano pasado… La oscuridad cayó sobre su padre, a quien le diagnosticaron esclerosis múltiple, y ahora está confinado en una silla de ruedas, con mal pronóstico. Fay empieza a tener pesadillas, centradas en el siniestro pasadizo subterráneo que debe atravesar para ir y volver del instituto, en el que aparecen figuras amenazadoras y la pintada “I’M HERE” (estoy aquí). Cuando le hace una fotografía, Fay distingue una segunda sombra en la pared, junto a la suya. En clase, el profesor de teatro, John (Jonathan Rhys Meyers), la selecciona para el papel de Lady Macbeth. La envidiosa Monica (Charlotte Vega), que ambicionaba el papel y se ve reducida a suplente, le espeta que se lo han dado por pena, porque su padre se está muriendo. Igual no le falta razón, dado que Fay resulta bastante inepta en los ensayos. Pero es más preocupante que empiece a entrever a otra chica junto a ella, que la gente le diga que la ha visto en lugares donde no ha estado, que la entrometida vecina Mrs. Brennan (Geraldine Chaplin) le diga que el día anterior la vio bajando por la escalera, cuando ella siempre baja por el ascensor… Una narradora en off y en segunda persona, le anuncia: “El momento se acerca. El momento de mi llegada. Y nadie puede detenerme. Tú desaparecerás y nadie se va a dar cuenta”.

Another Me es una película fantástica sobre angustias muy reales, de la adolescencia y de todas las edades. Encajar. Intentar hacer algo creativo (Fay hace fotografía y teatro). La identidad y la memoria. La ruptura del mundo seguro y feliz de la infancia, por la enfermedad del padre y la infidelidad de la madre. El lío extramarital de Ann es una escapatoria ante la enfermedad de Ben y su forzado papel de cuidadora. Fay, que toma partido por su padre, se muestra hostil hacia ella. Ese sufrimiento puede ser lo que abre la puerta al horror. Como le dice a Fay la voz de la otra: “El dolor me está haciendo fuerte, pero a ti te debilita”.

En su conciso metraje, la película gradúa muy bien el paso de Fay al otro lado del espejo. Ella no es una Carrie, no es rara, tiene amigas, incluso parece más popular que la insidiosa Monica. En las primeras escenas, vemos su vida normal de adolescente: su habitación, la música, su afición por la fotografía… Cuando empieza a obsesionarse por la presencia de la otra, no sabemos si se está volviendo loca, si es todo un montaje de Monica para desequilibrarla, o si, como diría ésta, se trata sólo de afán de protagonismo y de llamar la atención… Los sucesos que la rodean también siguen una graduación, desde lo que podrían ser confusiones o malentendidos (una vecina mayor que creyó verla ayer bajando por la escalera, cuando ella bajó por el ascensor), pasando por lo peligroso (alguien la persigue por los pasillos del instituto, apagando las luces a su paso) y lo desconcertante (un día no va a clase, y al día siguiente todos recuerdan haberla visto, e incluso que estuvo mucho mejor en el ensayo teatral). Pero la trampa se va cerrando. Y los intentos de Fay de escapar, por ejemplo, cortándose el pelo para cambiar de aspecto, se frustran (Monica se corta el pelo igual).

Con una excelente fotografía de Jean-Claude Larrieu, la película saca un buen partido a las localizaciones galesas de Cardiff: el barrio residencial, el bloque de apartamentos, el pasadizo subterráneo, la oscuridad, la neblina, la lluvia. Ese realismo “sucio” y cotidiano de los escenarios, junto al motivo visual recurrente de los espejos y superficies reflectantes (desde el ascensor hasta el camerino de la escena final), enlaza con el universo visual del cine de terror japonés (pensamos especialmente en Dark Water de Hideo Nakata). En la elegante puesta en escena, sólo hay una secuencia que me molesta: el montaje paralelo entre la primera relación sexual de Fay y Drew (Gregg Sulkin), sugerida pudorosamente, y la escena del hospital en la que los padres reciben los desalentadores resultados de los análisis de Don. Entiendo el contraste que se busca, pero me parece que chirría demasiado. Por lo demás, las interpretaciones son muy sólidas, con el regalo del par de apariciones de la gran Geraldine Chaplin, y una Sophie Turner fuerte, vulnerable y compleja.

En fin, ya hemos comentado en otra página que la película no tuvo una gran acogida crítica ni comercial. Pero podemos leer en la IMDb algunos comentarios, aunque sean minoritarios, que nos permiten pensar en una futura película de culto… No será una obra maestra, pero sí un film hermoso y extraño.

PROXIMAMENTE
Pantalla Grande
El agente Topo

SESIÓN A 28.10.21

Sesión B 02.11.21

PROXIMAMENTE
Ciclo Luis García Berlanga
Esa pareja feliz

Sesión 02.11.21

PROXIMAMENTE
Ciclo Luis García Berlanga
Plácido

Sesión 08.11.21

© Cineclub Uned 1994-2021

info/a/cineclubuned.es - 975 224 411