Miradas de Cine I

El verdugo



Director: Luis García Berlanga

Guión: Rafael Azcona, Luis G. Berlanga y Ennio Flaiano

Fotografía: Tonino Delli Colli

Música: Miguel Asíns Arbó

Montaje: Alfonso Santacana

Intérpretes: Nino Manfredi, José Isbert, Emma Penella, José Luis López Vázquez, Angel Alvarez, María Luisa Ponte, María Isbert, Julia Caba Alba, Lola Gaos, Chus Lampreave, José Sazatornil «Saza», Félix Fernández, Alfredo Landa, Agustín González


Idioma (VOSE): Español

Duración: 87'

Sesión 09.11.21

José Luis (Nino Manfredi), un empleado de pompas fúnebres, conoce casualmente en su trabajo a Amadeo (José Isbert), un veterano verdugo. También conoce a la hija de éste, Carmen (Emma Penella). Ambos se sienten atraídos porque los dos son marginados: el trabajador de la funeraria y la hija del verdugo. Cuando Amadeo les sorprende en la cama, se ven obligados a casarse. El verdugo ha conseguido un pisito de protección oficial, que los tres visitan ilusionados y llenos de proyectos. Pero Amadeo se va a jubilar, y eso supondrá perder el piso, a menos que José Luis entre en la profesión. Tras resistirse con uñas y dientes, la presión combinada de esposa y suegro consigue que acepte el puesto de verdugo, pero con la condición de dimitir si llega el momento de tener que ejercer. Desde ese momento, está siempre en vilo: hasta se mete en medio de una discusión, para evitar que uno pueda matar a otro y, eventualmente, ser condenado a la pena capital…

La película parte de una anécdota real: un amigo, abogado de oficio, le relató a Berlanga una ejecución en la que el verdugo tenía más miedo que el condenado. Más aún que una crítica de la pena de muerte (que también), la película es una crítica de la hipocresía social, que mantiene la pena pero margina y trata como un apestado a quien la aplica. También de la maquinaria burocrático-represiva, que no deja escapar a nadie, sea condenado o verdugo. Y de toda una estructura social, en la que hasta el amor y el matrimonio se convierten en parte de una trampa, de la que José Luis cree, erróneamente, que siempre estará a tiempo de salirse. Todo ello envuelto en un humor tan negro como la negra España que retrata.

La gran creación del film es el personaje de Amadeo (insuperable José Isbert), un abuelete entrañable y simpático, que sin embargo habla de los detalles del ejercicio de su profesión con total normalidad, como si se tratara de un oficio cualquiera (“ahí no he actuado yo”, le dice al yerno cuando le mandan ir a Mallorca). En cambio, resulta curioso que José Luis, una víctima de las circunstancias, nos resulte levemente antipático…

(Una anécdota: esa boda, en la que se retiran precipitadamente los adornos de la boda rica anterior, refleja la propia boda de Berlanga con la sampedrana María Jesús Manrique. Otra: en la escena de la Feria del Libro, dos intelectuales buscan algún libro sobre Bergman, lo que conecta, a nivel trivial, nuestros dos ciclos).

PROXIMAMENTE
Pantalla Grande
El agente Topo

SESIÓN A 28.10.21

Sesión B 02.11.21

PROXIMAMENTE
Ciclo Luis García Berlanga
Esa pareja feliz

Sesión 02.11.21

PROXIMAMENTE
Ciclo Luis García Berlanga
Plácido

Sesión 08.11.21

© Cineclub Uned 1994-2021

info/a/cineclubuned.es - 975 224 411