MENU
Directora.Paula Ortiz
Intérpretes.Inma Cuesta, Luisa Gavasa, Carlos Álvarez-Novoa, Asier Etxeandía, Álex García, Leticia Dolera
96 minutos

V.O. en castellano



TIERRA, DOLOR Y VENGANZA

Paula Ortiz ofrece un relato hecho de lo eterno: del amor y la muerte, de ríos, tierra y astros. ¿Cómo no querer bucear ahí?, se pregunta la directora. En La novia trata de hacerlo en el viaje más intenso y hermoso que ha sabido hacer…

Dos hombres, una mujer, un amor, un deseo más fuerte que la ley, más salvaje que la tierra que les rodea. Leonardo, El Novio y La Novia son un triángulo inseparable desde niños, pero Leonardo y La Novia poseen un hilo invisible, feroz, imposible de romper… Pasan años y ella, angustiada, se prepara para su boda con El Novio en medio del desierto blanco, de tierras yermas, donde vive con su padre. El día anterior la ceremonia, llama una anciana Mendiga a su puerta, que le ofrece un regalo y un consejo: “No te cases si no le amas”, mientras le da dos puñales de cristal. Un escalofrío recorre el alma y el cuerpo de La Novia.

“Bodas de sangre se ha convertido en uno de los clásicos de la literatura universal contemporánea”, según Paula Ortiz. “Recuerdo -dice la directora- la primera vez que lo leí con catorce años, y la conmoción que me provocó en la cabeza y el corazón… Dos familias marcadas por la muerte, el dolor, la tierra y la venganza. Una novia con un nudo en la garganta en medio de un desierto, la víspera de su boda. Ella quiere casarse con su novio. Aunque no le ama. Su alma está unida a Leonardo: ‘Cuando las cosas llegan a los centros… ya no hay quien las arranque’. ‘Esa lucha entre la ley y el deseo, el dolor y la pasión… la naturaleza y la memoria es la gran grieta del alma que abre el texto de Federico García Lorca’. En nuestro tiempo, como en el de Lorca, la sociedad está hambrienta de relatos que abran las grandes grietas, que abran el centro de nuestro deseo y nuestro miedo, que nos expliquen las contradicciones de cómo hemos llegado hasta aquí…

Lorca nos señala un caballo, un ojo en el cielo, nos apuñala con cristales… nos hace cantar, bailar alrededor del fuego y nos condice en una hipnosis maravillosa que nos va susurrando ‘porque me arrastras… y voy… y me dices que me vuelva… y te sigo por el aire… como una brizna de hierba…’ Hay algo esencial en Lorca, algo de semilla de lo que somos e imaginamos, algo de lo vital… de aquello que nos hace respirar…, que a mí me atrapa, y su forma de expresarlo entre el juego de un niño y el abismo profundo del miedo humano me apasiona. Todos hemos vivido alguna vez ese deseo que te hace gritar al viento… ‘que yo no tengo la culpa… que la culpa es de la tierra…’ (...)


AMPLIAR (Revista nº23)


Julián de la Llana del Río

También comentó:
La Novia - Techo y Comida - Nuestra herrmana pequeña - La juventud - Nadie quiere la noche - Mayo de 1940 - Los cuatro mosqueteros - Los años bárbaros - Doctor Zhivago - Bienvenido Mr. Heston.

© Cineclub UNED | 1994-2017