MENU
Director. Pedro Estepa Menéndez y Elena Ferrándiz Sanz
Intérpretes. Emilio Gutiérrez Caba, Fraser C. Heston, Gil Parrondo, Andrea Bronston, Jesús García Dueñas, Ricardo Huertas, Habitantes De Torrelobatón (Valladolid).
70 minutos

Castellano



MAKING OFF

Basada más que en el propio cantar de gesta, en Las mocedades del Cid, de Guillén de Castro, y con el asesoramiento, en el aspecto histórico, por Ramón Menéndez Pidal y, en cuanto a las cuestiones de cetrería, por Félix Rodríguez de la Fuente, la producción italo-norteamericana que narra las aventuras del mítico héroe medieval, fue dirigida por un especialista del cine del Oeste, Anthony Mann, por entonces marido de Sara Montiel.

El 6 de septiembre de 1960, Campo Soriano anuncia en grandes titulares que “algunos exteriores de la película El Cid serán rodados en San Esteban de Gormaz”, concretamente en los templos de San Miguel y del Rivero, en el cerro de su castillo y en el Robledal de Corpes, localizado en Castillejo de Robledo, paisaje austero poblado de enebros que sombrean la mies, escenarios donde el Cantar sitúa algunos hechos, los de la afrenta a las hijas del Cid. Las noticias se sucedieron hasta noviembre de ese año; sin embargo, al final no se rodó nada en nuestra provincia, ni se incluyó ninguna secuencia con las hijas d ya mayores. Fue filmada en las provincias de Burgos, Segovia, Palencia (Ampudia), Cuenca (castillo de Belmonte), Castellón (Peñíscola), Gerona (Ripoll), Madrid (Colmenar Viejo)… y Valladolid (Torrelobatón).

Bienvenido Mr. Heston es una crónica del rodaje de El Cid en el pueblo de Torrelobatón (477 habitantes). Su castillo es el escenario de siete minutos de una de las primeras secuencias de la película: la llegada de El Campeador a su aldea natal, Vivar (Burgos), después de haber derrotado a una serie de emires de la España musulmana.

Hace cincuenta y seis años la vida de ese pequeño pueblo de Valladolid, se vio bruscamente interrumpida. Es precisamente este acontecimiento el que se muestra en el documental Bienvenido Mr. Heston. En 1961 llegó a esta villa, para asombro de sus habitantes, una superproducción de Hollywood: El Cid, dirigida por Anthony Mann. Al frente se encontraba el productor Samuel Bronston. Como actores protagonistas, Charlton Heston (Rodrigo Díaz de Vivar) y Sofía Loren (Doña Jimena). Y aquí el espectador se encuentra en el título con la segunda referencia cinematográfica: el actor estadounidense que se desplazó hasta Torrelobatón para rodar una de las primeras secuencias de esta mítica película. Los vecinos recibieron al señor Heston con los brazos abiertos y durante los tres días en los que se prolongó el rodaje sirvieron como figurantes de una historia que ha quedado marcada para el resto de los tiempos. A lo largo del metraje se observa la vida reposada del pueblo, el campo, la naturaleza, la cotidianidad propia de un lugar castellano. Esta visión contemplativa está aderezada con las conversaciones de los lugareños sobre aspectos diarios. De forma paralela, echan la vista atrás para rememorar el rodaje de la película El Cid y cómo afectó a sus vidas. Más de sesenta testigos narran esta hazaña pero, además, este valor testimonial y único se entremezcla con las declaraciones de los trabajadores de esta producción. Entre ellos, se encuentra el director artístico Gil Parrondo. Un maestro de los decorados incansable a sus noventa y cuatro años. Su labor se ha visto ampliamente reconocida a lo largo de su carrera en el cine. Así lo atestiguan los dos premios Óscar y cuatro Goyas que tiene en su haber. También cuenta con las declaraciones del hijo de Charlton Heston, Fraser. “Unos recuerdos que valen su peso en oro”, según comentan los responsables del film. En la actualidad, Fraser es director y guionista de cine, propietario de una productora en Los Ángeles. Él fue testigo de lo que sucedió en Torrelobatón, ya que acompañaba a su padre a muchos de los rodajes. Así recuerda el gran castillo que perdura a lo largo de los siglos en esta localidad. ¡Y qué decir de las declaraciones de Andrea Bronston!, hija del productor. “Su padre -dicen los directores- se enamoró de nuestra tierra”. (...)


AMPLIAR (Revista nº23)


Julián de la Llana del Río

También comentó:
La Novia - Techo y Comida - Nuestra herrmana pequeña - La juventud - Nadie quiere la noche - Mayo de 1940 - Los cuatro mosqueteros - Los años bárbaros - Doctor Zhivago - Bienvenido Mr. Heston.

© Cineclub UNED | 1994-2017