MENU
Director. Kenneth Branagh
Intérpretes. Kenneth Branagh, Robert De Niro, Tom Hulce, Helena Bonham Carter, Aidan Quinn, Ian Holm, John Cleese, Cherie Lunghie, Richard Briers, Trevyn Mcdowell, Robert Hardy, Celia Imrie, Gerard Horan, Mark Hadfield, Richard Clifford, Richard Bonneville, Jimmy Yuill, Joanna Roth.
119 minutos

Inglés



“¡ESTÁ VIVO!”

En consonancia con su título, la película se abre con la voz en off de Mary Shelley (extraída de la introducción a la edición de 1831 de la novela): “Me ocupé de pensar una historia que hablara de los misteriosos temores de nuestra naturaleza y que causase horror; que hiciera a los lectores mirar a su alrededor, que les helase la sangre en las venas y que acelerase los latidos de su corazón.” Un rótulo nos sitúa en el amanecer del siglo XIX, un mundo al borde de un cambio revolucionario. Mar Ártico, 1794. El explorador Robert Walton (Aidan Quinn) está empeñado en llegar al Polo Norte a toda costa y caiga quien caiga. Cuando su barco queda atrapado en el hielo, la tripulación, al borde del motín, se asombra al encontrar un hombre solo en las llanuras heladas. El extraño, rescatado al borde de la extenuación, es Victor Frankenstein (Kenneth Branagh). Cuando percibe en Walton la misma obsesión que le ha causado tantas desgracias, Frankenstein decide contarle su historia… Unos años antes, en Ginebra, Victor vive feliz con su madre (Cherie Lunghi), su padre (Ian Holm) y su amada Elizabeth (Helena Bonham Carter), con quien espera casarse algún día. Pero el nacimiento de su hermano William también trae la tragedia: la madre muere en el parto, sin que el padre (médico) consiga evitarlo. Destrozado, Frankenstein decide descubrir el secreto de la vida, para terminar con la muerte… Va a estudiar a la universidad de Ingolstadt, donde se hace amigo de otro estudiante, Henry Clerval (Tom Hulce). Sus lecturas de los alquimistas (Paracelso, Cornelio Agrippa) son ridiculizadas por el profesor Krempe (Robert Hardy), pero él queda fascinado por el profesor Waldman (John Cleese), que llegó “demasiado cerca” del misterio de la vida, pero se dio la vuelta antes. Tras un trabajo obsesivo al que se consagra por completo, Frankenstein consigue dar vida a una horrible criatura (Robert De Niro)…

Para Branagh, Frankenstein “no es tanto una película de terror como un cuento de hadas gótico... Trata de temas como la paternidad y la responsabilidad, del nacimiento y la muerte, de la arrogancia del hombre frente a la naturaleza y de su inhumanidad hacia el prójimo. La imagen que veía era la de un bebé en la sala de partos, recién nacido y abandonado... Frankenstein abandona a la criatura y luego sufre las consecuencias de sus acciones”. Así, la historia central es la relación entre creador y criatura, entre “padre” e “hijo” (“Él era mi padre”, dirá al final la criatura). En la escena de la cueva de hielo, el “hijo” interroga al “padre” y le plantea las grandes cuestiones: ¿De qué estoy hecho? ¿Consideraste las consecuencias de tus actos? ¿Tengo un alma, o te olvidaste de esa parte? Un problema de la novela es que, después de haber trabajado tanto tiempo y tan duramente, Frankenstein rechaza inmediatamente a su creación. El único “pecado” de la criatura al nacer es su fealdad y su desvalimiento, y eso no debía haberle cogido por sorpresa, ya tendría que saber lo que estaba creando… Branagh intenta suavizar esta incoherencia mostrando cierto “proceso” de reflexión (“¿Qué he hecho?”). Sería un caso extremo de “rechazo del recién nacido”. (...)


AMPLIAR (Revista nº23)


Roberto González Miguel

También comentó:
La habitación - Taxi Teherán - El caso Fritz Bauer - The lady in the van - El club - Enrique V - Morir todavía - Los amigos de Peter - Mucho ruido y pocas nueces - Frankenstein de Mary Shelley - Hamlet - Trabajos de amor perdidos - Como gustéis - La flauta mágica - La huella - Una pastelería en tokio - Jiro dreams of sushi - The ramen girl.

© Cineclub UNED | 1994-2017