MENU
Director. Charlie Kaufman y Duke Johnson
Intérpretes. David Thewlis, Jennifer Jason Leigh, Tom Noonan
90 minutos

Inglés, italiano y japonés



TU VOZ ENTRE UN MILLÓN

Su debut como director, la grandilocuente Synecdoche, New York (2008), ya ponía sobre la mesa las dificultades de Charlie Kaufman para conciliar, sin la ayuda de directores como Spike Jonze o Michel Gondry, la parte más emocional, más humana de sus historias, con sus inquietudes metanarrativas, su ambición a la hora de deconstruir y/o reelaborar la narrativa cinematográfica desde una perspectiva puramente formal. Una limitación creativa que, de forma consciente o no, exploró cuando, dentro del proyecto escénico “Theatre of New Ear” del compositor Carter Burwell —para el que ya habría creado una pieza, Hope leaves the theater, en su habitual línea metarreferencial—, tuvo que escribir una obra que sustituyera a Sawbones, firmada por los hermanos Coen, y que no se podía representar por compromisos previos. Bajo el seudónimo de Francis Fregoli, desarrolló una historia más sencilla, más humana, llamada Anomalisa, y que representaron sobre las tablas —solamente a través de sus voces, apoyadas en música y efectos sonoros, como el resto del proyecto de Burwell— David Thewlis, Jennifer Jason Leigh y Tom Noonan.

El libreto de la obra llegó a manos del productor Dino Stamatopoulos, que tras crear series para Adult Swim a través de su empresa de animación Starburns Industries como Moral Orel (2005-08) o Mary Shelley’s Frankenhole (2010-12), se planteaba qué hacer a continuación. Tal y como explica Duke Johnson, codirector de Anomalisa, «se respiraba la calma en el estudio» porque estaban todos centrados en encontrar «nuevos proyectos, y Dino tenía el guion de Charlie Kaufman. Soy un gran admirador de su trabajo y aproveché la oportunidad para participar». El guionista, sin embargo, no estaba seguro de la viabilidad del proyecto, pues consideraba que «alguno de los conceptos más importantes de la obra están diseñados para que el público los construya por sí mismos», pero, mano a mano con Johnson y el resto del equipo de Starburns, se convenció de desarrollar dichos conceptos, y «averiguar cómo traducirlos a imágenes se convirtió en un proceso largo y complejo. Por ese motivo, fue emocionante cuando comenzamos a tener la sensación de que esto era una película y no una obra de “radioteatro”. Ciertos elementos actúan de forma distinta cuando los pones en pantalla».

Para financiar el proyecto, inicialmente concebido como un cortometraje stop-motion de 40 minutos, Starburns organizó una campaña de crowfunding a través de Kickstarter, que se completó gracias a la incorporación de Snoot Entertainment, cuyo cofundador, Keith Calder —Tú eres el siguiente (You’re next, 2011/ Adam Wingard), The guest (The guest, 2014/ A. Wingard)—, estaba muy interesado en «producir algo en un medio donde no habíamos trabajado antes», sobre todo porque había visto la obra original y le pareció «muy evocadora» por su juego «con la idea de la soledad, el amor y lo que es ser una persona». (...)


AMPLIAR (Revista nº23)


© Cineclub UNED | 1994-2017